viernes, 7 de octubre de 2011

MEMORIAS III

Y fue una noche cuando la incertidumbre desplegaba preguntas que quedaron sin respuestas en aquél inmenso silencio…mi boca se quedaba quieta ansiosa de respirar en tus labios, de poseer ese deseo que tantas veces había soñado con tener.
Y fue una noche de tantas, en donde mis manos apresaron caricias sedientas de tu cuerpo, donde con tinta de besos pintamos gemidos en entrega infinita.
Aún así sé que nunca comprenderías, que si esa distancia que forma la ausencia se convierte en puente, sería para tomar tu mano y caminar contigo…porque sé que para robarle una estrella al cielo tendría, primero que escalar hacía ella, tomarla con amor y proteger su brillo…
Y tal vez nunca ese camino que juntos hemos recorrido abra sus veredas y te encuentre en ellas…porqué se que si un sueño se persigue, se encuentra y la realidad consume cada distancia en kilometro, cada hora se convierte en segundo y cada tiempo vivido a tu lado fue de lo bonito un poco…pero bien vivido.

Porque he comprendido que en ese recóndito lugar de nuestro espacio fuimos sólo uno y quedó con cerrojo la puerta para que nadie traspase el umbral de ella…porque sé…que allí se guarda y se protege siempre más que mil palabras…más que mil silencios, una sola mirada…un solo latido de tu pensamiento.
Alma Cervantes

4 comentarios:

Rafael dijo...

A veces se levantan muros y nos ponemos corazas, tal y como decía Benedetti en su poema. Queremos que nadie profane nuestra alma herida y cansada y sólo deseamos la paz de la vida y su latido.

Feliz fin de semana,
Rafael

Alma Cervantes dijo...

Con gran verdad tu comentario gracias por esta escala en este rinconcito de letras

Ángel-Isidro dijo...

Hola Alma, tu risa, tu alegría o tu
relato, van juntas entonando un
canto que se convierte en poesía
y leo con admiración, gracias.
Besos...
Ángel-Isidro.

http://elblogdeunpoeta.blogspot.com/

Alma Cervantes dijo...

gracias a ti por tus comentarios querido amigo un abrazo fuerte